Dime cómo funciona tu intestino y te diré cómo está tu salud

Dime cómo funciona tu intestino y te diré cómo está tu salud

La alimentación actual es extremadamente rica en azúcares, grasas, colorantes, conservantes, hormonas, antibióticos, vacunas y medicamentos transmitidos por la cadena alimentaria y eso sin contar con los pesticidas, fungicidas y un largo etcétera derivado del tratamiento fitosanitario que reciben las huertas en general. Todo esto no cae en un saco sin fondo, esto es, no es inocuo para nuestro organismo y de eso da cuenta nuestro intestino – testigo directo de todo aquello que consumimos -.
Aún actualmente el intestino es considerado simplemente como un ‘tubo’ evacuador de deshechos, sin embargo es donde está el mayor sistema inmunológico de nuestro cuerpo, además hay estudios que han demostrado que la flora intestinal participa de la maduración cerebral.

Tenemos 10 veces más bacterias que células humanas

Nuestro tracto intestinal contiene unos 100 trillones de microorganismos, de los cuales el colon alberga la mayor cantidad. Toda esta población intraintestinal, en sinergia con el sistema inmune y el epitelio intestinal, nos mantienen sanos y con la capacidad de asimilar los nutrientes que son necesarios para el desarrollo de nuestra vida. Cuando uno de estos factores fallan – la flora, el sistema inmune o el epitelio intestinal – se inicia un proceso inflamatorio, que además de causar síntomas de disparidad en las deposiciones, ejerce un efecto proinflamatorio en la mucosa intestinal, causando el paso de macromoléculas al corriente sanguíneo alterando el sistema inmunológico, causando efectos antigénicos e incluso alterando el comportamiento de la persona.

Para prevenir las consecuencias negativas de un intestino poco cuidado y en desequilibrio, es necesario:

El uso de probióticos (mezcla de cultivos de microorganismos vivos destinados a mejorar la salud intestinal). Éstos actúan como antioxidantes, mejoran la absorción intestinal, reducen el efecto de las infecciones.
Reducir el estrés.
Aumentar el consumo de frutas y verduras a poder ser ecológicos.
Mantener el estado del sistema inmunológico alto para evitar el abuso de antibióticos.
Suplementación de prebióticos (hidrato de carbono que alimenta a los probióticos)
Aumentar la ingesta de las vitaminas del grupo B (alimentos integrales) sobretodo de la B6 que previene el cáncer de colon.

Mantén tu intestino sano y disfrutarás de una mente brillante y de un cuerpo lleno de energía.

Los comentarios están cerrados.