El estrés en el embarazo ¿Puede afectar al bebé?

El estrés en el embarazo ¿Puede afectar al bebé?

«Tu futuro se decide antes de nacer…

pero lo puedes cambiar hoy»
Dra. Claude Imbert

En la antigua China existían recintos específicos para el retiro de la mujer gestante, donde estaba rodeada de belleza, de naturaleza, de paz. En la tierra de los emperadores entendían que el nuevo ser sería un futuro adulto y dependiendo de cómo vivía la madre su embarazo así lo reflejaría el bebé intrauterino en su vida familiar-social en la vida adulta.

Hoy en día, es habitual encontrarnos con mujeres embarazadas bajo un nivel de estrés y de ansiedad importantes. A veces el entorno socio-laboral-familiar no es el más adecuado a la hora de traer una nueva vida al mundo, lleno de obligaciones, de presión laboral, de carencia económica, de desavenencias entre la pareja y un sinfín de circunstancias a veces complicadas de abordar. Michel Odent, el prestigioso obstetra francés, asegura en este sentido, que la principal preocupación de quienes rodean o atienden a una mujer embarazada debería ser velar por su bienestar emocional de ésta.

¿Te has encontrado alguna vez escuchando las conversaciones o peleas de algún vecino? ¿Has reaccionado a ello con ansiedad, rabia, tristeza o alegría? Pues bien, este supuesto nos hace de metáfora para explicar lo que le ocurre a tu bebé intrauterino. Él se da cuenta de todo a través de ti. Tal como tu vives el mundo, así se lo transmites. Si vives en un entorno donde te sientes insegura, él entenderá que el mundo que le espera es peligroso, por tanto desarrollará mecanismos compensatorios para enfrentarse a él una vez haya nacido, como puede ser dificultades para dormir, bebés demasiado movidos, niños hiperactivos, miedosos o que necesitan dormir acompañados, etcétera.

Según varios estudios, otras consecuencias posibles en una madre que está bajo un cierto grado de estrés  serían: bebés prematuros o de bajo peso, muerte fetal, problemas en el desarrollo neurológico del bebé intrauterino, abortos espontáneos, alteraciones congénitas o incluso según algunos estudios se apunta al autismo.

Concluimos que es importante aprender a modular el estado de estrés, sobretodo en una fase bio-emocional tan importante como es la gestación de una nueva vida. Es primordial dejarse acompañar cuando la situación sobrepasa nuestra capacidad de adaptación. Para ello puedes contar con opciones interesantes como pueden ser las Flores de Bach, la Técnica Metamórfica, Reflexología Podal para embarazadas, Yoga, Meditación o  los  grupos de movimiento corporal Música y Embarazo son algunos ejemplos.

Atendiéndote, cuidándote, estando en equilibrio, favorecerás el desarrollo psico-bio-emocional del  futuro niño/a para una mejor integración socio-familiar en su estado adulto. Desde el vientre creamos la familia y la sociedad del mañana.

 

Deja un comentario