Flores de Bach en el embarazo

Flores de Bach en el embarazo

consejos-embarazoEl embarazo puede ser una de las etapas de mayores cambios emocionales para una mujer.  A menudo, la mujer tiene que hacer frente a distintas emociones como el miedo, la inseguridad, la angustia, las dudas, los altos y bajos sin saber muy bien cómo hacerlo y sin percatarse que todo lo que ella vive y siente también va a afectar al bebé intrauterino.  Las Flores de Bach son de suma utilidad para acompañar a la futura mamá en esta etapa vital, beneficiando así su adaptación en este proceso de cambio, que marca un antes y un después tanto a nivel físico, mental, espiritual y emocional. Además la terapia  tendrá una repercusión positiva en el aspecto gestacional de su futuro hijo.

Las flores de Bach es un conjunto de 38 elixires y cada uno de ellos aborda un estado emocional, una manera de pensar y de ser. Cada ser es un mundo, encontrándonos que para cada embarazada el acompañamiento será absolutamente personalizado. La combinación de los elixires será específica dependiendo de sus circunstancias y necesidades. Lo que sí es cierto, que el estado de bienestar es común en todas, generándose estados de tranquilidad, equilibrio, presencia, seguridad y consciencia en esta etapa de la vida.

Una de los elixires que suelen compartir muchos casos es el Walnut. Esta flor ayuda en la adaptación, pues prepara para los cambios en todos los sentidos. Cuando aparece el cansancio y la falta de energía con altos y bajos suele generarse la necesidad del Olive y el Scleranthus.

Es recomendable que la futura mamá esté en contacto con otras mujeres embarazadas, a fin de compartir vivencias, experiencias, dudas y a ser posible asistir a círculos de mujeres embarazadas guiados por un profesional en educación prenatal, con el objetivo de crear vínculos de apoyo a la hora de criar a su futuro bebé, saber cuál es la importancia de una gestación consciente, de la escucha activa del propio cuerpo, así como de una crianza con apego.

Las Flores de Bach son seguras de usarse en el embarazo. No contiene ningún químico, solo la energía de las flores. Además en el caso de las embarazadas no se utiliza las gotitas de Brandy para conservar la fórmula aconsejada.

Algunas aplicaciones de las Flores de Bach para el embarazo son*:flores3

  • Embarazo

Elm Para los momentos donde te exijas hacerlo perfecto, la exigencia de estar “a la altura”, cuando te sobrepasa la responsabilidad.

Hornbeam Cuando necesites tener reposo y te sientas cansada y te sea un sacrificio llevar la rutina diaria.

Olive agotamiento físico y mental, falta de energía como los causados por la anemia o dificultades emocionales extremas.

Aspen para la falta de confianza en el proceso, miedos indefinidos y muy útil en las primeras semanas del embarazo.
Cherry Plum cuando sientas miedo de perder el control, en embarazos de riesgo o de inseminación artificial.

Crab Apple cuando te sientes que ya no eres “tan bella” como antes, sentimiento de vergüenza o imperfección. Útil en embarazos derivados de abusos o inesperados.

Mimulus para los miedos concretos por ejemplo al dolor del parto, a que el bebé nazca con una mala formación o enfermedad.

Mustard para la melancolía, los “bajones” sin causa conocida.

Sclerantus para los altos y bajos emocionales, para las náuseas, los mareos y para las primeras semanas en la inseminación invitro.

Walnut para adaptarse a los cambios propios de esta etapa.

  • Parto

Rescue Remedy es el más extendido en su uso en este caso. Luego se acompaña del específico según la futura mamá y su necesidad.

  • Lactancia y postparto

Olive falta de energía.

Gorse en los casos que la mujer lo ve todo negro, para el desaliento, en casos donde el bebé ha tenido alguna complicación y se encuentra en el hospitalizado.

Walnut para la readaptación a la rutina diaria y a la rutina con el bebé.

Star of Bethlehem para los caos de cesárea, en los casos donde ha habido sufrimiento fetal y de la madre, para partos muy largos y `para la subida de la leche.

Mustard en caso de depresión y que se añore momentos de tranquilidad impidiendo esto atender al bebé.

*Cada mujer es un caso diferente, el autodiagnóstico no suele ser objetivo. Esta guía no sustituye el acompañamiento de un profesional.

Deja un comentario