Las claves del camino de la sanación

Las claves del camino de la sanación

La nueva medicina del Dr. Hammer, nos propone una serie de pasos a tener en cuenta a la hora de favorecer el estado de salud.
El primero de los puntos es cultivar la capacidad de la calma, del amor por sí mismo y de abordar las situaciones sin entrar en conflicto. Cuando somos capaces de gestionarnos desde aquí, entonces podemos estar frente al otro de la misma forma. Esto favorece que nuestro cerebro no entre en estado de alerta y se pongan en marcha los mecanismos de estrés y de pánico.
Otro punto a tener en cuenta es poder sostener la vagotonía, esto es, escuchar el impulso natural al cual nos propone el nervio vago para descansar, dormir y con ello desencadenar la fase de reparación biológica justo cuando los síntomas de la enfermedad se hacen más insoportables, que es justo durante la noche. En algunos casos cuando la vagotonía se hace muy fuerte, se puede tener la cabeza caliente por termogénesis por conductividad a causa de los edemas biológicos (en este caso podemos aplicar frío en la canbeza).
El siguiente paso, es favorecer la consciencia de descanso, esto es, si un día hemos trabajado mucho, al día siguiente tenemos que descansar algunas horas extras. Lo primero de todo es dar espacio al cuerpo para que pueda entrar en vagotonía y seguir la reparación biológica, ya que si seguimos con el estrés, éste activa la simpaticotonía y detiene el cambio al estado de salud.
Al hilo de los puntos anteriores es adecuado optimizar el tiempo, esto refiere a que a la hora de estar en un proceso de recuperación, tenemos que hacer las actividades imprescindible antes de nada. El tiempo estimado a dedicar a estos quehaceres es de tres horas. De esta manera la persona no tendrá la impresión de que no “sirve” o “rinde” como antes. Este enfoque propicia tener tiempo para el descanso y dejar atrás la necesidad de que tiene que llenar todo el tiempo, intentándose probar a uno mismo que sí puede con todo, en detrimento de la propia salud.
En el período de curación es fundamental el concepto de “Me ocupo de mí, me amo, me cuido.”
Otro punto a destacar es la de evitar las situaciones de conflicto, el degaste inútil en discusiones que no llevan a ninguna parte y centrarse en acudir a las compañías que sí nutran y estabilicen el estado de bienestar y alegría. El conflicto pone en marcha la simpaticotonía favoreciendo la fase activa del conflicto que desencadena el desequilibrio biológico.
Favorecer el sueño nocturno ya que a pesar que la persona convaleciente empeora en el horario nocturno, y se hace más difícil el descanso, es justamente en estas horas cuando los mecanismos reparadores orgánicos se ponen en marcha. Esto lo deberíamos compaginar con una alimentación rica en ensaladas, frutas y una dieta básicamente crudívora, todo en pocas cantidades y con mayor frecuencia para consumir lo menos energía posible y reservarla para la curación (evitar absolutamente el consumo de alcohol en vagotonía)
Recuerde, es importante tener paciencia con el proceso de reparación orgánica. El querer acelerar el paso por la convalecencia, ingiriendo sustancias supresoras de los síntomas, sólo causará que éstos resurjan con más violencia.

Deja un comentario