Salud y vitalidad con el equilibrio ácido base

Salud y vitalidad con el equilibrio ácido base
La salud es el componente indispensable para la vida y éste depende incesantemente de la acción del organismo en equilibrar los ácidos y las bases de toda nuestra biología.
Cualquier pérdida de equilibrio, ya sea por exceso de ácidos o de bases, pasará a alejarnos del estado de salud causando perturbaciones orgánicas.
Actualmente prácticamente todo nos lleva a la acidificación, el stress, el desorden en horarios de las comidas, la falta de descanso nocturno, el alcohol, tabaco entre otros. Algunos de nosotros m´ñas que otros podemos tener mayor o menor éxito en la neutralización y eliminación de las toxinas acidificantes. Algunas personas, por ejemplo metabolizan mal los glúcidos y la consecuencia orgánica es la diabetes y la obesidad; otros metabolizan de manera deficiente la sal, creando retenciones de líquido, HTA e incluso fallo renal.Existe una multiplicidad de «enfermedades» que a primera vista no tendrían nada que ver, sin embargo si afinamos la mirada, todas tienen en común un terreno ácido o lo que es lo mismo descompensado entre sus ácidos y bases.
Si tienes alguno de estos síntomas es importante que regules el terreno ácido-base.
  • Alguna enfermedad desmineralizante.
  • Has tenido ácido úrico.
  • Falta crónica de energía
  • propensión a la fatiga y a sentir frío.
  • dificultades para recuperarte del ejercicio o enfermedades.
  • Tendencia depresiva.
  • Encías inflamadas, sensibles o sangrantes.
  • Sensibilidad en los dientes al frío, al calor o al ácido.
  • Caries y debilidad en los dientes.
  • Ardor en el recto y vías urinarias.
  • Caída del cabello o frágil.
  • Piel seca, agrietada, eccemas secos.
  • Uñas frágiles, quebradizas, heridas, manchas.
  • Calambres o espasmos musculares.
  • Problemas articulares.
  • Ciática.
  • Excesiva sensibilidad al dolor.
  • Frecuentes infecciones.
  • Candidiasis.
  • Disbacteriosis.
  • Acidez de estómago o reflujo gástrico entre otros.
También puedes completar tu comprobación de Ph a través de la orina o saliva. Esto lo podrás hacer con las tiras reactivas de Ph que conseguirás en cualquier farmacia con las cuales verificarás el Ph de la primera orina de la mañana y de la segunda para mayor seguridad en el resultado. El Ph adecuado tiene que estar ligeramente alcalino (entre 7 y 7,5)* cualquier valor por debajo nos estará indicando acidez metabólica. En el caso de la salida, se hace también en ayunas antes de ingerir cualquier alimento y el resultado normal alcalino es 7,1.
Casos de acidez metabólica
 
Niña de 7 años, que pasa la mayor parte del año resfriada, llena de mocos y con episodios de diarreas por lo menos una vez al mes. Con frecuencia de suele quejar de dolor de «barriga» y el día de la visita era evidente la «hinchazón» del vientre de la pequeña.
Lo primero a revisar fue su dieta, la cual era rica en fruta, cereales refinados, pan, mantequilla en la misma ingesta, causando fermentaciones intestinales produciendo ácidos.
El tratamiento se basó en reducir los cereales, las frutas y evitar mezclarlas en la misma comida, añadiendo más alimentos alcalinos junto con una tisana depurativa.
Dos semanas después había desaparecido el resfriado.
Mujer de 43 años, sufre de picores en las piernas, que acaban en rojeces y con supuraciones de un líquido citrino con evolución a costras secas. Estas costras al secarse y con el aumento de temperatura le hacen sentir un gran picor y comienza el ciclo otra vez.
Observo que en los pliegues de los brazos y el cuello presenta zonas rojas con aspecto irritado y al comentarle me dice que según qué tejidos, si suda o con el contacto de cadenas o pulseras se le irrita la piel.
Al revisar su alimentación me doy cuenta que consume gran cantidad de proteínas animales, cereales refinados, fruta fresca, miel y lácteos normalmente en una misma comida. Come pocas verduras de hoja verde o alimentos alcalinos.
Las recomendaciones le orientan hacia el consumo de alimentos mayoritariamente alcalinos, un complemento alcalinizante junto con una tisana tres veces al día depurativa para la eliminación de ácidos.
Un mes después ya no había rojeces en el cuello, pliegues de los brazos y las piernas apenas tiene costras. Le recomiendo que siga un régimen menos drástico y que siguiera con las tisanas. A los dos meses vuelve y no presentaba ningún síntoma de los que tenía en la primera visita.
Existen algunos factores específicos de acidificación del terreno a tener en cuenta a la hora de orientar la valoración y reequilibrio del organismo, estos son:
  • Sufrir una deficiencia metabólica (dificultades en la neutralización de ácido)
  • Mala respiración (suboxigenada)
  • Alimentos ácidos.
  • Alimentos productores de ácidos.
  • Carencias de vitaminas y oligoelementos.
  • Falta de oxígeno por carencia de su transportador el hierro.
  • Insuficiencia hepática o pancreática.
  • No masticar suficientemente los alimentos.
Para la corrección adecuada del terreno y favorecer así el estado de salud seguimos las siguientes pautas:
  • Regulación del aporte de ácidos.
  • Eliminación de los ácidos acumulados por el organismo.
  • Remineralización y aporte de bases.
Una de las maneras de regular la acidificación es tomar mucha consciencia de lo que consumimos diariamente. Un ejemplo de menú alcalino sería:
Desayuno: infusión  y una crema hecha con requesón o queso fresco + 2 cucharadas de aceite de linaza o germen de trigo de primera presión en frío + un plátano maduro + 6 almendras + 2 cucharadas de cereales recién molidos (espelta, centeno) + 2 cucharadas de germen de trigo.
Media mañana y media tarde: plátano maduro + 8 almendras y una infusión.
Comida: ensalada verde con hortalizas crudas + 2 huevos pasados por agua con verduras al vapor (patata,zanahoria y judías verdes) de postre crema de castañas con requesón e infusión.
Cena: crema de calabaza + tofu con calabacín plancha, de postre 8 almendras y una infusión.
Antes de ir a dormir se puede tomar un vaso de leche de almendras.
(Sugerencias de infusiones: manzanilla, melisa, bardana, té verde y té blanco)
 Es necesario tomar consciencia que con el ritmo de vida actual, nuestro organismo necesita una pequeña ayuda. Tómate un espacio para observarte, mirarte con más detenimiento y si sospechas que en tu caso tiene acidez metabólica o desequilibrio ácido-base, busca un acompañamiento profesional para iniciarte en el arte de mantener tu estado de vitalidad y salid.

 

Los comentarios están cerrados.