Terapia Gestalt


-¿Qué es la terapia Gestalt?

La terapia Gestalt, como otros modelos de psicoterapia humanista, contiene una base teórica donde se expone lo que se considera psico-emocionalmente sano. Sin embargo no pone el énfasis en la patología como grupo de síntomas que acaban teniendo identidad propia, sino que propone el estar sano como una experiencia que posee características propias como la creatividad, espontaneidad, ajuste con el entorno, flexibilidad, energía y capacidad de transformación. La terapia Gestalt tiene como objetivo ofrecer una experiencia transformadora para el individuo, donde le permita recuperar esas cualidades y las pueda llevar a la práctica con relación con su entorno.


-Concepto de campo organismo/entorno

La terapia Gestalt parte de que somos organismos que vivimos e interaccionamos con un entorno determinado, concluyendo que ningún organismo vivo puede realizar ninguna de sus funciones sin realizar intercambios con el entorno. Es claro el ejemplo de las células de nuestro cuerpo, ellas están en constante proceso de intercambio con el entorno que las rodea, siendo este echo vital para que continúe el proceso de la vida.

A nivel psicológico, la terapia Gestalt pone el enfoque en cómo se gesta, gestiona y manifiesta el contacto entre organismo/entorno, esto es justamente poner el enfoque en la frontera entre ambos, en  la barra (/) en cómo hace el organismo para acceder al entorno y tomar de él lo que necesita, cómo es la retirada o el suspender el contacto con ese mismo entorno una vez satisfecha su necesidad y cómo expulsa lo que no necesita. Traduciendo en el ámbito de las relaciones interpersonales, esto se traduciría en: cómo nos relacionamos con el otro, cómo pido lo que necesito, cómo nos afectan sus reacciones, cómo hacemos para que aquello que nos rodea nos nutra.

Es importante recalcar que la Terapia Gestalt no concibe  un organismo sin su entorno. No podemos entender lo que le ocurre al individuo sin tener en cuenta el campo que le rodea, es decir, un organismo afecta los elementos de su campo y el campo afecta con lo propio al individuo.


-La autoregulación organísmica y el contacto

La terapia Gestalt considera que el organismo posee los mecanismo necesarios para su autoregulación, sin embargo cuando se ha perdido el equilibrio la psicoterapia Gestalt facilita la capacidad autoreguladora del individuo. Sin embargo ¿Cómo sabe el terapéuta qué es lo mejor para el paciente? El terapéuta es un facilitador de procesos donde el paciente se va dando cuenta de cómo hace lo que hace, para qué lo hace, ya que las personas desarrollan mecanismos evitativos con los cuales se reduce el contacto con el entorno, además de la calidad del mismo.

Así pues la terapia Gestalt tiene como objetivo restablecer la capacidad del individuo para que entre en contacto con su entorno de una manera más autentica y pueda así satisfacer sus necesidades de manera autoresponsable y emocionalmente ecológica.


-La creatividad como proceso

Los auto-ajustes creativos forman parte el proceso terapéutico, donde el terapéuta incentiva al paciente a explorar su entorno desde una mirada nueva, donde busque soluciones creativas a la hora de vivir el contacto con su entorno. También es importante mencionar que una vez que se ha encontrado dicha acción creativa, la persona puede caer en el anclaje de la experiencia, pasando a ser de acción creativa a acción conservadora, donde el miedo a “perder” el beneficio hace que pase a evitar nuevas experiencias vitales. Es aquí la importancia de seguir un proceso terapéutico, para así darse cuenta de la dificultad para abordarla desde una visión autoresponsable desde el Self o desde lo propio esencial que nos diferencia del otro.


En la Terapia Gestalt es vital la consciencia de la necesidad como primer paso hacia la satisfacción de la misma. Es esta consciencia la que se trabaja a través de lo fenomenológico, esto es lo que ocurre en el cuerpo desde la expresión de lo deseado, como por ejemplo “quiero bailar” hasta la consecución de micro-movimientos,  cambios de temperatura, sensaciones corporales hasta el emerger de la emoción. Las emociones en Gestalt siempre tienen un destinatario, ya que se forman en el contacto con el entorno; esto es no existe el estar enfadado sin estar enfadado con alguien, el tener miedo sin el tener miedo de algo o alguien. Las emociones tiene la función de expresar una necesidad orgánica, cuando estas no se expresan, pasamos a ignorar nuestra necesidad.

Para ello la Terapia Gestalt nos aporta diferentes técnicas que  facilitan a la persona el completar el ciclo de la experiencia, llevando a cabo la satisfacción de una necesidad, como son los abordajes corporales con la consciencia del aquí y ahora (la atención al momento presente), la silla vacía con diagnóstico fenomenológico o calidad de la vivencia, el teatro terapéutico para la práctica de las polaridades entre otras.

“Yo soy yo y tu eres tu

Yo no estoy en este mundo para cumplir tus expectativas y,

Tu no estas en este mundo para cumplir las mías.

Tu eres tu y yo soy yo.

Si en algún momento o en algún punto nos encontramos,

y coincidimos, es hermoso.

Sino, también estará bien.

Tu eres tu y yo soy yo” (Fritz Perls)

Ir arriba